Aportes de los ensambles Musicales: Piano, Guitarra y Violín

Cuando papá y mamá deciden inscribir a sus hijitos en la academia para aprender a tocar el piano, tienen como propósito que los niños y niñas aprendan algo nuevo con el fin de enriquecer su capacidad de atención y concentración.

La enseñanza del piano, en los niños y niñas que se encuentran en edades de 3 a 6 años, en la academia de Artes Semillas, está dirigida hacia la formación de la apreciación musical que empieza por el disfrute de los sonidos, la interpretación de melodías en el piano, la lectura de notas, el reconocimiento de la manito derecha y la izquierda, de los sonidos agudos y graves entre otros. Todo ello, a partir del juego, el color  y el cuento narrado.

Sin embargo, existe un “plus” que muchas veces se olvida en el proceso de aprendizaje, “el trabajo grupal”, conocido en la disciplina musical como “ensamble”. El trabajo grupal o el ensamble, le aporta al niño las herramientas necesarias para socializar con sus compañeros, para escuchar y respetar al otro, para seguir indicaciones tanto visuales como auditivas, para analizar situaciones y aprender a solucionar posibles inconvenientes. Competencias que todo niño necesita para tener una vida tranquila como ciudadano.

Pero, ¿qué pasa en el aspecto musical cuando los niños realizan ensambles? El niño, aprende a entender que no está sólo, que puede y debe contar con la dirección de su maestra, quien marca el compás y lleva el tempo de la música, lo cual quiere decir que aprende a contar y seguir la marcación. De igual manera, el niño aprende a llevar el pulso colectivo internamente, tempo en el que interpreta la melodía junto a sus compañeros, aprende a resolver sus dificultades en cuanto a la digitación de la melodía, buscando tener mayor agilidad en sus deditos, y también aprende que, ante un problema, la solución, muchas veces consiste en reconocer sus propias habilidades y dificultades. Por ejemplo, tomar la decisión de simplificar una melodía para enriquecer las melodías grupales o ayudar a su compañerito a entender una digitación.

Detrás de un ensamble no sólo existe una partitura, ensayos y muchas repeticiones grupales, que buscan mejorar y perfeccionar un pasaje musical,  detrás de un ensamble hay muchos factores y procesos de formación que le aportan a los niños competencias para la vida, como el escuchar al otro e intervenir en el momento preciso con determinación pero, al mismo tiempo, con el respeto y cuidado necesarios, tanto, para socializar como para interpretar musicalmente una partitura.

Los ensambles musicales no sólo facilitan el aprendizaje de los niños desde sus pares, sino que también les permite interiorizar el ser mejores seres humanos.

Etiquetas

¡Genial! Te has suscrito con éxito.
¡Genial! Ahora, completa el checkout para tener acceso completo.
¡Bienvenido de nuevo! Has iniciado sesión con éxito.
Éxito! Su cuenta está totalmente activada, ahora tienes acceso a todo el contenido.